Michael pesaba 107 kilogramos. Tenía un abdomen considerable y se puso como objetivo bajarlos drásticamente para poder conquistar algún corazón, pero sobre todo para sentirse pleno y saludable. Cambió su historia, cambió su vida.

Se sometió a una drástica dieta y una rutina de ejercicios que cambiaron su cuerpo. También debió visitar el quirófano para extraer la piel sobrante tras bajar 27 kilos (Facebook)

Se sometió a una drástica dieta y una rutina de ejercicios que cambiaron su cuerpo. También debió visitar el quirófano para extraer la piel sobrante tras bajar 27 kilos (Facebook)

Estaba odiando la persona que veía en el espejo. Estaba avergonzado de vestir ropas livianas, o estar desnudo en la playa o en una piscina. Estaba cansado de las bromas sobre mi gordura y llegó un punto en el que supe que ya era suficiente y decidí que necesitaba hacer un cambio y no volví a mirar hacia atrás“, señaló Michael a Unilad.

Y explicó qué fue lo que hizo durante los últimos años: “Comencé a limpiar mi dieta y me inscribí a un gimnasio. Poco tiempo después me enamoré de las pesas. Naturalmente que cuando haces un régimen y comienzas a ejercitarte bajas mucho peso“, indicó Jeffries. También contrató a un entrenador que pudiera guiarlo en sus ejercicios.

Michael cambió su cuerpo y su vida. Ahora se siente pleno (Facebook)

Michael cambió su cuerpo y su vida. Ahora se siente pleno (Facebook)

(Facebook)

Michael siente mayor confianza con su cuerpo gracias a la decisión que tomó (Facebook)

Michael siente mayor confianza con su cuerpo gracias a la decisión que tomó (Facebook)

(Facebook)

(Facebook)

(Facebook)

(Facebook)

(Facebook)

La transformación fue increíble. En pocos meses logró reducir su peso 27 kilogramos, algo que jamás hubiera logrado sin una estricta rutina y cuidado de su cuerpo. En su perfil de Facebook sorprende con sus antes y después.

Ahora sólo tiene un problema: qué hacer con el exceso de piel que le generó la reducción. Fue por eso que decidió viajar a Tailandia para someterse a una cirugía que lo ayudara. Era más barato que en Australia y allí había más experiencia en ese tipo de operaciones. Hoy, el sueño de Michael es otro. Ya no está desesperado por hallar una novia. Le gustaría, pero tiene otro objetivo en mente: convertirse en un levantador de pesas profesional.

Nataly Arciniega

Fuente: Infobae