Los vídeos relacionados con el mundo de los granos y las espinillas llevan meses causando sensación en internet, pero la historia de Katie Wright hará que más de uno se lo piense dos veces antes toquetearse la cara.

La joven de 21 años, residente en Texas (Estados Unidos), publicó el 31 de Julio en Twitter que había intentado explotarse un grano que le había salido en la ceja porque le molestaba. En vez de librarse de él, acabó empeorándolo y le empezó a doler tanto que no pudo pegar ojo en toda la noche.

“La presión y el calor eran insoportables”, explica Katie a la edición estadounidense del HuffPost. “Era como si un trozo de carbón ardiente estuviera intentando abrirse paso a través de mi piel, eso era lo que sentía”.

Lo que Katie daba por hecho que era una grano resultó ser un caso de celulitis (inflamación de las células, no la acepción popular del término para referirse a la acumulación de grasa bajo la piel); una infección por estafilococos que afecta a los tejidos más profundos de la piel que puede llevar, en los casos más extremos, a una insuficiencia orgánica o  incluso a la muerte.

Por suerte, después de ir al hospital y recibir tratamiento durante cuatro días, los médicos pudieron curar la infección.

Fuente: Huffington Post