Descubre por qué nos gustan más los VIERNES que los DOMINGOS (Fotos)

¿Cuánto estarías dispuesto a pagar para que tu personaje famoso te diera un beso apasionado y en qué momento preferirías recibirlo? Esta es la pregunta que formuló el profesor George Lowenstein a sus alumnos. Les dio varias opciones a escoger: en las próximas tres horas, un día, tres días, un año y diez años. El resultado: los estudiantes estaban dispuestos a pagar mayor cantidad de dinero por el beso si éste se producía en el tercer día. Esto es debido a que es el tiempo suficiente para que no sea una espera eterna, no se cambie de opinión ni sea aburrido. Además, nos da un margen de maniobra para disfrutar del evento durante las siguientes 72 horas. Por tanto, la anticipación de algo deseado nos aporta felicidad.

Foto: meganicho

Si aplicamos esto en las vacaciones, observamos que hay viajeros que disfrutan de tres etapas: cuando preparan las vacaciones, cuando las viven y cuando las recuerdan. Como demuestra la ciencia y el sentido común, a veces resulta más emocionante la primera fase, llena de optimismo, que incluso la propia realidad. O si no, ¿cuántas veces hemos disfrutado más de preparar una fiesta que de sufrir después el peso de ser un buen anfitrión?

Foto: diegorussifileswordpress

 

 

 

 

Post: Patricia Noguera
Fuente: cabroworld