Dale salsa a tu cuerpo

En un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, los hombres que comían más de dos raciones de salsa de tomate a la semana mostraban un riesgo más bajo de sufrir cáncer de próstata que los que comían menos de una ración al mes.

Bebe lo justo

En un reciente estudio finlandés se ha observado que la gente que toma tres copas o menos a la semana presenta un riesgo menor de sufrir cáncer de próstata que los que beben más. Al metabolizar el alcohol, el cuerpo crea moléculas carcinogénicas.

Deja ya de fumar

 Hay estudios que demuestran que los fumadores tienen más probabilidades de morir de cáncer de próstata que los que nunca han fumado. Probablemente se deba a que los carcinógenos del humo del tabaco fomentan los tumores.

Compra legumbres

En un estudio reciente publicado en el British Journal of Nutrition se ha observado que los hombres que comen más legumbres  reducen a la mitad el riesgo de sufrir cáncer de próstata en comparación con los que menos comen. Al digerir la fibra de las legumbres se reduce la inflamación.

Fuente: Men’s Health