Remedios y consejos naturales para el dolor en las encías

El dolor de encías normalmente unido a una inflamación y sangrado de las mismas. Es una patología muy común entre la población en general, aunque especialmente en personas de entre 30 y 50 años.

Puede aparecer como un dolor puntual asociado a una herida o un traumatismo, pero aquel dolor de encías que persiste en el tiempo y que se presenta de manera muy localizada es el más preocupante, dado que puede ser síntoma de una enfermedad periodontal.

Causas del dolor en encías

Las causas más comunes del dolor de encía suelen ser las enfermedades periodontales. Como procesos infecciosos causados por las bacterias que se alojan en nuestra boca, provocan la inflamación e irritación de las encías y, por tanto, molestias en las mismas.

Gingivitis

Es la enfermedad periodontal provocada por la acumulación de placa bacteriana. Esta ocasiona inflamación, enrojecimiento y sangrado de la zona gingival.

El principal factor por el que se origina es la mala higiene dental. No cepillarse correctamente, o hacerlo de forma agresiva, también no utilizar hilo o usarlo incorrectamente favorece la aparición de gingivitis.

Periodontitis

Se trata del estado avanzado de la gingivitis, donde las bacterias han afectado no solo a los tejidos blandos, sino también al hueso maxilar, poniendo en riesgo el sustento de los dientes. Este tipo de infección provoca síntomas como:

  • Mal aliento
  • Enrojecimiento de encías
  • Sangrado
  • Encías hinchadas y con dolor
  • Movimiento de los dientes

Tanto en el caso de la gingivitis como en el de la periodontitis crónica, el dolor de encías no suele presentarse de forma permanente. A veces surge durante el cepillado o cuando comemos algo.

Otras causas de dolor en las encías

  • Después de una profilaxis: Después de una limpieza profesional donde el higienista tiene que trata la zona de las encías para eliminar la placa bacteriana, es normal que las encías se inflamen y duelan. Se trata de un dolor temporal.
  • Tras un tratamiento de blanqueamiento dental: Los productos que se utilizan durante una sesión de blanqueamiento dental pueden provocar sensibilidad dental. Cuando esto ocurre, la persona siente un dolor localizado e intenso al contacto con alimentos o bebidas frías o muy calientes. Sin embargo, las molestias deben desaparecer al separar los dientes y encías del estímulo externo.
  • Cambios hormonales: Aunque la gingivitis gestacional es de conocimiento general, el dolor de encías no va asociado únicamente al embarazo, sino a todos los cambios hormonales que se experimentan después del parto, antes de la menstruación o durante el desarrollo hormonal en adolescentes.
  • Después de la colocación de un implante: La intervención para la colocación de un implante es bastante invasiva por lo que es habitual que los días posteriores a la cirugía se sienta dolor en las encías cercanas al nuevo implante dental.
  • Tras la extracción de un diente: Es completamente normal sentir dolor en las encías de alrededor del diente que ha sido extraído. La exodoncia habrá producido una inflamación en las mismas y hasta que esta remita puede padecer dolores.
  • Encías retraídas: Esta enfermedad, en la que las encías han retrocedido hasta dejar la raíz del diente al descubierto, puede provocar un fuerte dolor. Irá asociado tanto a la exposición del nervio ante estímulos externos como a la encía retraída, que aparece enrojecida e inflamada.
  • Bruxismo: Las personas que tienen este mal hábito suelen padecer dolores de dientes y encías debido a la fricción que producen con el rechinar de dientes.
  • La dentición en bebés: Se trata de una de las causas más comunes del dolor de encías en bebés. A partir de los 6 u 8 meses de edad, los niños empezarán a sentir las encías inflamadas y sensibles.

Prevención del dolor en las encías

Una vez que hemos recuperado el color rosado de nuestras encías y la firmeza de las mismas, es conveniente seguir algunas recomendaciones:

  • Sé estricto con la limpieza bucal después de cada comida. Utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves que no dañen tus encías.
  • Utilizar el hilo dental para eliminar los restos de comida que se acumulan entre los dientes y que el cepillo no ha podido quitar.
  • Evita el tabaco y el alcohol. Se trata de sustancias que colaboran en la acumulación de placa, por lo que es conveniente reducir su consumo al máximo.
  • Acude al higienista para realizar limpiezas profesionales, al menos, dos veces al año. Ello permitirá mantener la gingivitis a raya y evitará que vuelva a aparecer el dolor.

Remedios y consejos naturales para el dolor en las encías

Enjuagues con agua y sal

Ingredientes

  • 1 cucharada de sal (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agregaremos una cucharada de sal a una taza de agua y mezclaremos para compactar ambos ingredientes.
  • Finalmente, haremos gárgaras 3 veces al día durante 10 o 15 minutos.

Té de manzanilla

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de manzanilla (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calentaremos el agua y, cuando hierva, añadiremos la manzanilla.
  • Dejaremos que infusione unos minutos, retiraremos del fuego y dejaremos reposar de 5 a 7 minutos.
  • Es bueno ingerir esta bebida 3 veces al día para reducir rápidamente la inflamación.

Cúrcuma

La cúrcuma cuenta con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, e incluso ayuda a combatir la placa.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de cúrcuma (2,5 g).
  • 10 gotas de agua

Preparación

  • Pondremos ½ cucharadita de cúrcuma en un recipiente pequeño, agregaremos 10 gotas de agua y mezclaremos hasta conseguir una pasta firme.
  • Aplicamos sobre las encías que presentan el dolor y dejamos 30 minutos.
  • Es importante repetir este proceso varias veces a la semana.
Fuente: mejorconsalud.com