Cómo teñirse el cabello en casa como si fueras a una peluquería

“Si te tiñes el cabello, pronto te quedarás calva”. Probablemente, toda mujer que haya cambiado alguna vez el color de su pelo ha escuchado esta frase. En realidad, las tinturas modernas nutren, dan brillo y hasta laminan nuestra cabellera. Pero teñirse en casa puede llevar a sufrir consecuencias desagradables que van desde un color inesperado hasta obtener un cabello quebradizo y puntas abiertas. Para evitar todo eso, hay que seguir una serie de reglas sencillas de las cuales te hablaremos a continuación.

Joya ha recopilado algunos consejos que te ayudarán a teñirte el pelo en casa y a obtener resultados como si hubieras ido a una peluquería, sin encontrarte con sorpresas desagradables.

Elegir correctamente el tipo de tinte

Antes de teñirte el cabello, no solo debes elegir el color deseado, sino también el tipo de tintura adecuado. La misma se puede dividir en cuatro categorías: decolorante, física, química y natural. Se diferencian en la variedad de colores, en la duración y en la profundidad de penetración en el cabello.

Para comprar la tintura lo mejor es ir a una tienda profesional de productos para el cabello, en donde los asesores de venta puedan ayudarte a elegir el tono y el óxido adecuados, los cuales te causarán el mínimo daño posible.

Tintes decolorantes

Los decolorantes pueden aclarar tu cabello en tres tonos o más. Funcionan eliminando el pigmento natural del mismo, llamado melanina. Estos deben aplicarse sobre el cabello seco y sucio, pero debes saber que calentar el pelo durante el proceso es extremadamente dañino y hasta peligroso. Para los decolorantes especiales se usan óxidos de alto porcentaje: de 6 % en adelante.

Recuerda que una tintura no blanquea otra, y para aclarar el cabello teñido previamente, lo mejor es usar un decolorante comprado en una tienda especializada. Se mezcla con óxido en una proporción de 1:2, donde una parte es de polvo y dos de óxido.

El polvo se aplica comenzando en la nuca, dejando de 3 a 5 cm de raíz. Las raíces se tiñen al final, porque su temperatura es más alta, y en ellas la reacción ocurre más rápido. Es mejor decolorar con óxidos de hasta 6 %. Un alto porcentaje puede simplemente coagular la proteína, por lo que el cabello se volverá amarillo, y ninguna manipulación con decolorante posterior llevará al resultado deseado. Bajo ningún concepto agregues a la mezcla agua, champú o acondicionador. Esto alterará el proceso de decoloración y el resultado será impredecible.

Tintes químicos

Este grupo también contiene dos componentes: tintura y óxido. El proceso de coloración del cabello sucede por la penetración de las moléculas del colorante dentro del pelo. Las tinturas químicas tapan bien las canas y tienen una paleta de tonos variada. Antes de aplicarla, realiza una prueba de alergia en la parte interna del codo.

La tintura química se coloca sobre el cabello sucio y seco, comenzando desde la nuca y avanzando hacia el frente. Después de la aplicación, debes pasar por el cabello un peine no metálico para lograr una distribución uniforme del color.

Las raíces crecidas se tiñen de la siguiente manera: la tintura se aplica sobre ellas, se mantiene de 10 a 15 minutos, y luego se lleva hasta las puntas con un peine. Para que la diferencia entre el inicio y el final del cabello sea menos notable, elige la misma clase de tintura que habías usado antes (marca y número).

Tintes físicos

Estas son tinturas semipermanentes. Pueden ser tónicos, espumas, geles o cremas. Envuelven la parte externa del cabello con una película y no reaccionan con el pigmento del pelo. Este tipo de colorantes son de un solo componente, y no se mezclan con óxido. No podrán aclarar tu cabello, por lo que el color final debe ser más oscuro o de un tono igual que el tuyo.

Las tinturas físicas se aplican sobre el cabello recién lavado. Se pueden mezclar entre sí para obtener nuevos tonos interesantes y teñir el pelo después de una decoloración. Desafortunadamente, los colorantes físicos no tienen efecto sobre el cabello demasiado oscuro, por lo que necesitan ser decolorados previamente. Cuanto más tiempo se deje este producto sobre el pelo, tanto más fuerte y saturado será el color.

Tintes naturales

Henna, basma, manzanilla, nuez, cáscara de cebolla, té y café son algunos de los colorantes creados por la naturaleza que se encuentran a nuestro alcance. No pueden cambiar el color de tu cabello radicalmente, solo su tonalidad. Es preferible aplicar las tinturas naturales sobre un pelo que nunca haya sido teñido ni sometido a una permanente. Las partículas de estos productos se meten en las escamas de las fibras capilares, gracias a lo que su tonalidad cambia. Después de haber aplicado una tintura natural, no olvides ponerte sobre la cabeza una gorra que conserve el calor.

Aplicar correctamente el tinte

¿Ya has elegido la tintura adecuada? ¡Vas por la mitad del camino! La segunda parte consiste en una aplicación correcta de la misma.

  • Antes de comenzar el proceso, bebe un té, un café o un poco de vino caliente para mejorar la circulación de la sangre en los vasos del cuero cabelludo.
  • No te olvides de las medidas de protección: unos guantes y una capa sobre los hombros. Aplica una crema espesa o vaselina en las orejas, en el cuello y en la línea de crecimiento del cabello. Eso evitará que la tintura sea absorbida por la piel.
  • Si no sabes si el color elegido te quedará bien y cómo se verá en tu cabello, haz una prueba: tiñe un pequeño mechón y después de 24 horas evalúa el resultado.
  • Agrega un complejo vitamínico o sustancias auxiliares que protejan tu pelo de la mezcla de tintura. Puedes comprarlos en tiendas especializadas.
  • Mezcla la tintura para el cabello en un recipiente no metálico y aplícala sobre el pelo inmediatamente.
  • Divide el cabello en 4 partes: la nuca, las dos sienes y el frente. La tintura se debe aplicar a lo largo de las rayas, comenzando detrás y desplazándose hacia adelante. La temperatura del cuerpo es menor en la nuca, lo que significa que en esa zona el proceso de coloración será más lento. Lo último en teñirse son las sienes. Aplica la tintura desde las raíces hasta las puntas de cada mechón. El tiempo que debe permanecer el producto sobre la cabeza debe contarse recién a partir del momento en que la mezcla se haya aplicado en todo el pelo.
  • El agua micelar, el alcohol o el desmaquillante ayudarán a quitar la tintura del cuero cabelludo, las manos y el cuello.

No olvidemos el cuidado

El cuidado del cabello después del teñido no solo ayudará a mantener el color, sino también su condición. Los champús anticaspa y los productos de limpieza para el pelo graso irritan la piel y “lavan” el color muy rápidamente. Por eso es mejor usar una línea de artículos específicos para cabellos teñidos o champú para bebés.

Hoy en día, en el mercado de los productos para el cuidado del cabello, existen bálsamos y cremas que contienen pigmentos que mantienen el color del cabello o neutralizan la amarillez. Se aplican de la misma manera que los artículos para el cuidado del pelo habituales, se deja que actúen durante algunos minutos y luego se enjuagan.

Fuente: genial.guru