5 razones por las que tener una Hermana mayor te hace mejor persona

Tener una hermana mayor es una verdadera bendición conforme creces

Tener una hermana puede parecer algo muy difícil mientras creces pero aunque no escogieron compartir la misma sangre, tu hermana es la persona con la que pasas la mayor parte de tu vida, convirtiéndose en una especie de cómplice con la que compartes secretos y un suministro interminable de ropa, maquillaje y consejos.

Sin duda, a veces puede ser complicado relacionarte con ella y puedes llegar a alucinar tener que compartir baño, habitación y hasta papás con ella pero la mayor parte del tiempo, es la persona que más feliz te hará en casa.

Siempre tendrá un consejo para ti

Tu hermana ha vivido un poco o mucho más que tú por lo que no dudes en que algo sabe de la vida que tu Así que ten por seguro que te dará un buen consejo para solucionar tus crisis existenciales. Alguien que tiene la misma sangre que tú, ten por seguro que será quien más se preocupe por lo que te pasa.

Resultado de imagen para hermana mayor

Te apoyó incondicionalmente 

Tu hermana siempre fue y será la que ría cuando nadie lo haga con tus chistes, la que hable cuando haya un silencio incómodo en la mesa y la que cuide tus espaldas cuando necesites enfrentarte a tus padres o algún mal amor.

Te ayudó a forjar tu carácter

El lado bueno de haber tenido a una hermana que te molestara desde que naciste es que conforme vas creciendo, te va enseñando -inconscientemente- a forjar tu carácter es decir, te enseñará a no dejarte de los demás, a reclamar tus derechos y a desarrollar cierto poder de convencimiento.

Fue tu confidente y gurú de vida .

Conforme fueron creciendo, fueron acercándose más con las situaciones complicadas de la vida. Le contaste de la vez que reprobaste matemáticas, de tus decepciones amorosas y hasta tus dudas sexuales más extrañas. Ella fue la primera en enterarse de que mentiste sobre no haber ido a cierta fiesta y cuando te fuiste a quedar a casa de tu novio. Con ella como confidente te saliste con la tuya pero al final siempre te dio una lección inolvidable de vida.

Imagen relacionada

Te puso el ejemplo

Suponiendo que tu hermana mayor es el estereotipo absoluto de “hija pródiga”, predicó siempre con el ejemplo y eso te hizo darte cuenta de lo que está bien y mal en la vida. Aunque sean polos opuestos y de chica no lo veías, ahora más que nunca recuerdas todo lo que la hizo ser buena estudiante, hija y hasta profesionista por lo que siempre te impulsó a ser mejor persona y a superarte en todo lo que te propusieras.

Tomado de: Nueva Mujer