De esta manera puedes calmar a un bebé que llora sin parar

Foto: mejorconsalud.com

Las lágrimas de un niño pueden tener varios significados. La mayoría de las veces, no entendemos su motivo. No obstante, como padres debemos conocer la importancia, las razones, acciones y consecuencias del llanto de nuestro hijo. Así, sabremos cómo calmar a un bebé.

Es difícil entender lo que quiere un bebé si lo único que sabe es llorar para expresar lo que siente. Sin embargo, como padres deben ir conociendo las razones por las cuales vuestro pequeño podría mostrar algunas lágrimas.

El llanto de un recién nacido es tan irritante que puede causar estrés. Si buscas cómo calmar a un bebé, lo necesario es que primero estés relajado tú. De lo contrario, podrás empeorar la situación y la molestia del bebé.

Foto: webconsultas.com

La salud de una persona se puede ver afectada por sus emociones. En el caso de un bebé, él o ella solo puede expresar alguna molestia o tristeza a través del llanto. De no ser atendido, puede traerle distintos problemas mentales y emocionales a corto y largo plazo.

Al saber cómo calmar a un bebé, podrás tener una mejor relación con él. Así, lo atenderás de forma más precisa y eficaz, creando un vínculo de confianza con tu pequeño. Además, evitarás así los momentos de estrés o vergüenza que te puedan causar sus lágrimas en un espacio público.

¿Qué hacer para calmar a un bebé que llora?

Un poco de cariño calma a cualquier persona. Por eso, la mejor respuesta para entender cómo calmar a un bebé es con gestos de cariño y amor. Algunos ejemplos son las palmadas en la espalda cuando tu hijo tiene cólicos. También, acaríciale el cabello o hazle cosquillas, para que así veas más sonrisas y menos lágrimas en tu pequeño.

Foto: guiainfantil.com

Puede que no tengas una hermosa voz, pero a todo bebé le gusta que le canten. Cada vez que notes lágrimas en las mejillas de tu hijo, podrías cantarle sus canciones favoritas para dormir y a modo de juego. De esta forma, se sentirá más seguro y amado por la persona que lo acompaña.

No atender a un bebé que llora puede traer consecuencias a corto y largo plazo. Una de ellas es la inseguridad de mostrar sus sentimientos con el paso del tiempo, ya que desde pequeño no eran atendidas sus llamadas. Esto lo puede afectar principalmente a sus relaciones personales y laborales, ya que no tendrá la facilidad de expresarse libremente con ellos.

Foto: mundobebe.com

Tomado de: mejorconsalud.com