Remedios caseros que te ayudarán a desinflamar las amígdalas

Foto: mejorconsalud.com

Si te despertaste con dificultad para tragar, malestar y la boca seguramente tengas las amígdalas inflamadas. Una afección que tiene distintos orígenes: virus, bacterias, reflujo ácido, alergias…  Por eso, te diremos cómo desinflamar las amígdalas para que tu día sea más llevadero.

Esta molestia también la puedes notar si observas manchas rojas, blancas o los vasos sanguíneos de la zona dilatados. Seguramente, en un primer momento no le das importancia a esta dolencia, pero ten en cuenta que si no la tratas a tiempo puede ocasionar más dolores, asfixia y dificultades para respirar.

Las amígdalas están ubicadas en la garganta justo por detrás y por encima de la lengua. Forman parte del sistema vascular linfático, implicado en el sistema inmune.

Foto: mejorconsalud.com

Causas de la amigdalitis:

Los virus y las bacterias son los responsables de que la amigdalitis aparezca. Lo casos más comunes tienen su origen en los virus y, en menor medida, en las bacterias y es poco frecuente que se genere por un parásito o u hongo.

Foto: consejoaldia.com

Signos y síntomas:

La señal que te indicará que algo está mal es el dolor de garganta y el color que muestran tus amígdalas. Si están rojas toma medidas inmediatamente. Algunos de los síntomas son:

  • Dificultad pata tragar.
  • Úlceras en la garganta.
  • Fiebre.
  • Mal aliento.
  • Dolor.
  • Ganglios linfáticos abultados.

Foto: puentelibre.mx

Consejos para desinflamar:

  • Haz gárgaras con agua salada: solo debes mezclar una taza de agua con sal, dejar que repose dos minutos y hacer las gárgaras.
  • No consumas alimentos muy calientes: las comidas frías ayudan a disminuir la inflamación. Si optas por comidas calientes como las sopas o caldos procura que no estén muy calientes.
  • Hidrátate: para desinflamar las amígdalas es importante tener una correcta hidratación. En este proceso, evita las bebidas carbonatadas y azucaradas.

 Remedios caseros:

Limón, miel y sal:

La vitamina C que contiene el limón es ideal para desinflamar las amígdalas, ya que sirve para estimular el sistema inmunitario. Este nutriente también protege los tejidos y ayuda a disminuir las inflamaciones ocasionadas por golpes o lesiones.

En este caso, en un vaso agrega agua tibia el jugo de tres limones, una pizca de sal y media cucharada de miel para endulzar. Con esta bebida eliminarás todos los microorganismos que producen el dolor de garganta.

Foto: mejorconsalud.com

Cúrcuma y pimienta negra:

La cúrcuma es una raíz que tiene propiedades antiinflamatorias gracias a su alto contenido de curcumina. La ventaja de esta combinación es que la cúrcuma no genera efectos secundarios como ocurre con los fármacos. Solo debes preparar una infusión con agua hervida, un trozo de raíz de cúrcuma y pimienta negra.

Foto: sp.depositphotos.com

Remolacha con zanahoria o pepino:

Las propiedades curativas de los vegetales son innegables y si los unes en forma de jugo será una manera divertida de consumirlos. Agrega en una licuadora partes iguales de remolacha, zanahoria o pepino y tómalo una vez al día. Este zumo te ayudará a fortalecer tu sistema inmunitario y a combatir todos los agentes extraños que causan o causaron la inflamación.

Foto: marrojo19.com

Té de manzanilla:

La manzanilla es muy conocida por sus propiedades medicinales, especialmente las desinflamatorias. En esta ocasión, tras preparar una infusión con la manzanilla exprime un limón y endulza con miel. Con estos remedios se deberían desinflamar las amígdalas.

Foto: tuasaude.com

Tomado de: mejorconsalud.com