Soluciones para eliminar el mal olor de tus sandalias

Foto: revistabrooke.com

Las sandalias son un calzado bonito y cómodo que nos permite tener los pies frescos en las épocas de calor. No obstante, a pesar de que las aperturas nos permiten tener los pies ventilados, el calor también puede causar un exceso de humedad y olor.

La combinación de algunos materiales de nuestras sandalias junto con el sudor y las bacterias de los pies dan como resultado el mal olor. Si no le ponemos remedio, ese olor no desaparece y se hace muy evidente al llevar parte de los pies descubiertos.

No obstante, hay algunas soluciones caseras que nos pueden ayudar a reducir o eliminar este problema. Solo debemos usarlos al quitarnos las sandalias y, cuando nos las vayamos a poner otra vez, estarán perfectas.

Foto: ideas.mercadolibre.com

Bicarbonato con aceites y peladura de cítricos:

Uno de los remedios más antiguos para eliminar el mal olor de tus sandalias y de cualquier calzado es el bicarbonato de sodio. Este producto absorbente, fungicida y alcalinizante nos ayuda a solucionar muchas situaciones en el hogar.

En este caso proponemos combinarlo con otro ingredientes que no solemos aprovechar: las peladuras de los cítricos. Estas son ricas en esencias naturales y dan un delicioso olor que relacionamos con limpieza y frescor.

  • Pelar diferentes frutas cítricas (limón, naranja, mandarina o pomelo) a tiras finas e introducirlas en un bote con bicarbonato de sodio.
  • Recomendamos no trocearlas demasiado para una mayor comodidad después al usar esta mezcla.
  • Dejar impregnar el bicarbonato durante unos días.
  • Poner un poco en la suela de las sandalias durante la noche para absorber el mal olor.

Foto: mejorconsalud.com

Bolsitas de té con menta:

¿Sueles tomar infusiones de té, menta poleo o similares? Debes saber que si dejar secar las bolsitas ya usadas, tendrás a tu alcance un sencillo y económico desodorante de ambiente natural. Estas bolsitas de pueden servir para la nevera, los armarios, el coche o… tus sandalias.

  • Cuando te hayas tomado tu té, deja secar la bolsita de la infusión.
  • Te recomendamos que, para potenciar un aroma agradable, las impregnes con algunas gotas de aceite esencial de menta. A medida que pierdan el olor, puedes añadirles más.

Foto: ecocosas.com

Arcilla blanca y aceites esenciales:

La arcilla blanca es un producto natural con la capacidad para absorber las toxinas. Esto la convierte en una solución excelente a nivel tópico y oral (siempre que se una arcilla destinada a este fin). Además, su similitud con el polvo de talco facilita su aplicación.

Hoy en día podemos encontrar arcilla en herbolarios, farmacias y tiendas de productos naturales. Además, podemos añadirle algunos aceites esenciales para darle un aroma específico. Por ejemplo, recomendamos el de lavanda, el de romero o el de limón.

  • Solo tenemos que aplicar un poco de esta mezcla en la suela de las sandalias cuando nos las quitemos por la noche.
  • Además, nos podemos aplicar la arcilla también en la planta del pie justo cuando vayamos a usarlas.
  • Con esta arcilla también nos podemos hacer tratamientos para los pies, del mismo modo que haríamos en nuestro rostro. De este modo ayudamos a eliminar toxinas a través de la piel y a combatir el mal olor de raíz.

Foto: mamisymolonas.com

Tomado de: mejorconsalud.com