Consejos para los síntomas de la alergia al polen

Captura de pantalla 

Cuando el polen se disemina en el aire resulta invisible. Millones de pequeñas partículas se esparcen y entran en contacto con nuestro aparato respiratorio.

El contacto con nuestro sistema respiratorio es la acción que produce más respuesta. No obstante, para quienes sufren alergia al polen, también el contacto con la piel, los ojos o las mucosas provoca síntomas de distinta intensidad.

Síntomas:

Entre los síntomas clásicos de la alergia al polen se encuentran los estornudos, picor de nariz, secreción nasal y lagrimeo. Sin embargo, también se pueden producir enfermedades que pueden llegar a ser graves como el asma alérgico.

Con la llegada de la primavera, las molestias se agudizan, debido a las altas concentración de polen en el ambiente. En el caso de que los síntomas sean muy fuertes o molestos, se debe acudir a un alergólogo que prescribirá antihistamínicos o corticoides tópicos.

Foto: elpais.com

Consejos:

Mejor dentro de casa:

En los días de mayor concentración de polen y, sobre todo, durante los días de fuerte viento, es recomendable si es posible optar por actividades que puedas realizar dentro de casa. Si resulta necesario puedes usar mascarilla, preferentemente humedecida.

Consume frutas y vegetales lavados:

Es recomendable consumir la fruta y los vegetales frescos lavados previamente. De esta forma se eliminan los granos de polen que pudieran estar pegados a su superficie.

Horario restringido:

Los intervalos entre las cinco y las diez de la mañana y las siete y diez de la noche son los que acumulan una mayor concentración de polen. Por esta razón, reduce durante esos tramos horarios las actividades al aire libre y mantén las ventanas de casa cerradas.

Emplea filtros de aire para aliviar la alergia al polen:

Puedes colocar filtros antipolen en los aparatos de aire acondicionado, tanto en casa como en el coche. Estos filtros pueden ayudar a reducir el contacto con el polen.

Foto: diariodeibiza.es

Utiliza gafas de sol y conoce los niveles de polen:

Cuando salgas a la calle, es conveniente llevar gafas de sol para que el polen no pueda entrar en contacto con los ojos. También puede ayudarte conocer las previsiones de los niveles de polen en el Servicio de Información Polínica.

Cambia la ropa:

Los granos de polen pueden quedarse atrapados en la ropa, por lo que una buena medida es ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa. Puede ayudar lavarse la cara y las manos tras las exposiciones, si no es posible cambiarse de ropa. Así mismo, evita tender la ropa en el exterior, sobre todo al llegar la primavera.

Tomado de: mejorconsalud.com