¿Que es la tensión alta?

Para detectar si tenemos la tensión alta es fundamental acudir al especialista para que nos realice las mediciones pertinentes. Posteriormente, una mejora en nuestra dieta nos ayudará a controlarla

  • El estrés.
  • Sobrepeso.
  • El alto consumo de alcohol y sal.

Aunque se puede prevenir, siempre se corre el riesgo de padecerla. Para tratarla, los remedios naturales o caseros son una buena opción, estos siempre están al alcance en caso de presentarse algún síntoma.

 ¿Qué es la tensión alta?

También es conocida como hipertensión. Es el aumento del nivel de fuerza en la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos.

  • La velocidad de la sangre es más alta de la normal, lo que ocasiona importantes problemas circulatorios.

La tensión alta tiene relación con el llamado colesterol malo (LDL). Comienza a ser un problema a partir de los 55 años de edad.

Para prevenirla es recomendable revisar los antecedentes familiares, ya que la genética desempeña un papel determinante en la aparición de esta enfermedad.

Tensión alta.

Te recomendamos leer: Valores normales de la tensión arterial

¿Cuáles son los síntomas de la alta tensión arterial?

Los síntomas más comunes de la hipertensión incluyen:

  • Náuseas y vómitos.
  • Mareos.
  • Enrojecimiento de la cara.
  • Visión borrosa.
  • Dolor de pecho.
  • Dolor de cabeza.

Siempre la mejor alternativa es realizar una medición para salir de dudas ante cualquier síntoma extraño. El aparato utilizado para medir la tensión es conocido como tensiómetro.

  • Este ofrece el número de la presión sistólica (la presión de la sangre en las arterias).
  • También la presión diastólica (que se mide en el número de bombeos del corazón).

Los números que se obtengan debes consultarlos con el médico. Este analizará los resultados e indicará lo que convenga en tu caso.

¿Cómo prevenir la tensión alta?

Hipertensión arterial

La hipertensión no tiene cura, por lo que la prevención es la clave en estas situaciones. Para evitar padecer de hipertensión, se recomienda:

  • Disminuir el consumo de sal y hacer ejercicio de manera frecuente.
  • Estas prácticas mejoran notablemente la capacidad cardiovascular.
  • También se recomienda adoptar una alimentación balanceada rica en verduras y frutas.
  • Por otro lado, el consumo de tabaco y alcohol deben ser eliminados o por lo menos disminuidos.