Diferencias entre alopecia y calvicie, ¡que no te tomen el pelo!

Cuando hablamos de la pérdida de cabello, solemos usar los términos calvicie y alopecia de manera indistinta, cuando realmente existen diferencias entre una y otra. No te quedes con la duda y descúbrelas.

La calvicie no es una enfermedad como tal y su principal causa es la debilidad del folículo piloso.

De acuerdo con especialistas de Mayo Clinic, los factores de riesgo de la calvicie o pérdida del cabello son:
– Antecedentes familiares con calvicie 
– Desajustes hormonales 
– Toma de ciertos medicamentos 
– Pérdida de peso acelerada 
 Por su parte, la alopecia es un mal autoinmune, que provoca que el cuerpo rechace al folículo piloso y lo destruya, al percibirlo como un cuerpo extraño que debe ser atacado.
Hay distintos tipos de alopecia: areata, androgenética, universal y cicatricial. En Salud180 te decimos de qué va cada una:

Alopecia areata

 Es autoinmune y no cicatrizal y su principal característica es que causa caída de cabello tanto de forma general como localizada. Suele darse porproblemas endocrinos, genéticos, infecciosos, dentales, oculares y psicológicos.

Alopecia androgenética

De acuerdo con el Instituto Médico Dermatológico, la alopecia androgenética o androgénica es la pérdida de cabello que se da debido a factores genéticos y es el tipo de alopecia más común.
Las causas de la alopecia androgenética varían entre hombres y mujeres. En los hombres puede darse por niveles reducidos de testosterona, envejecimiento y antecedentes familiares. En las mujeres se da principalmente como consecuencia de la menopausia y la genética. 

Alopecia universa

Provoca pérdida de cabello, no solo en la cabeza, sino en todo el cuerpo. Es una enfermedad autoinmune, en la que el cuerpo produce anticuerpos contra el folículo capilar.

Alopecia cicatricial

 Se da cuando los folículos pilosos son destruídos por el organismo y reemplazados por un tejido de cicatriz, impidiendo el crecimiento normal del cabello. Puede ser congénita o adquirida. Sus causas pueden ser traumatismos, infecciones bacterianas o por hongos, enfermedades autoinmunes, tumores, entre otras.
El tratamiento de la alopecia depende del tipo, por ello es crucial acudir con el dermatólogo ante la mínima señal de alerta de alopecia, para que haga una valoración, diagnóstico e indique el tratamiento a seguir en caso de que sea necesario. Lo mismo aplica para los casos de calvicie.
 Como ves, alopecia y calvicie no son lo mismo, ¡que no te tomen el pelo!
Fuente: salud180